La Gobernación del Atlántico se encuentra evaluando junto con los alcaldes de los municipios de Sabanalarga, Usiacurí y Campo de la Cruz las afectaciones ocasionadas luego de las lluvias que cayeron el sábado 4 de mayo.

De acuerdo con la información suministrada por el alcalde de Sabanalarga, José Elías Chams, se reportan 33 viviendas afectadas por la creciente súbita. El mandatario señaló que en horas de la tarde se podrá conocer los resultados del censo que se realiza para conocer el impacto en las estructuras de los hogares.

Uno de los municipios más afectados fue Campo de la Cruz, donde los organismos de socorro aún no tienen una cifra oficial de afectados. Se estima que aproximadamente 80 viviendas resultaron impactadas por las lluvias.

Para el caso de Usiacurí, se presentaron colapsos en algunas estructuras. El muro de contención de la iglesia del municipio se desplomó, y una de las 7 viviendas afectadas tuvo problemas con algunas con su estructura.

“El gobernador Eduardo Verano ha sido enfático en su instrucción para que continuemos con la labor de intervención en limpieza de canales y arroyos en todo el departamento. Son alrededor de 90 kilómetros en 83 puntos que ya tenemos identificados y en los cuales ya estamos interviniendo”, informó el subsecretario de Prevención y Atención de Desastres, Nelson Oquendo.

Las secretarías de Desarrollo Económico, Infraestructura y la Secretaría del Interior trabajan mancomunadamente en el drenaje de 138 canales para garantizar la seguridad, el suministro de agua y el desarrollo de las actividades agrícolas de los atlanticenses.

Al finalizar la tarde, los mandatarios locales enviarán los reporte de los censos y diagnóstico de las afectaciones que aún se realizan con las comunidades.

Finalmente, Oquendo hace llamado a la comunidad para que se abstenga de arrojar basuras a los caños y canales porque estas acciones incrementan el riesgo de crecientes súbitas. Así mismo, es clave evitar acercarse a los arroyos y ríos sin importar el caudal.

Por admin