Se suponía que iba por streaming pero decidieron pasarla en salas de cine. Del mismo director de la primera entrega de TAKEN o BÚSQUEDA IMPLACABLE de Liam Neeson (Algo que en el papel garantizaba que sería buena) fue rodada en Colombia, con el ex luchador John Cena y el colombiano Juan Pablo Raba.

Este intento de caricaturizar las dictaduras que se ven en ciertos países en la actualidad, trata de la odisea de un abogado y ex miembro de las fuerzas especiales (John Cena) que a raíz de una ruptura matrimonial y sentirse incómodo con su realidad, decide aceptar la propuesta que un ex compañero de ejército le hace (Christian Slater) de ser el escolta de una periodista (Alison Brie) que viaja a entrevistar al dictador de un país de Suramérica (Raba).

En medio de este viaje nada agradable le toca defender tanto a la periodista como al dictador en una serie de atentados y persecuciones descabelladas con situaciones absurdas en una trama de comedia y acción.

No es una historia coherente, ni siquiera se le puede decir que vaya a marcar un hito en la historia del séptimo arte, solo para pasar un rato distrayéndose. Mucho cliché y escenas similares a otras películas. El humor negro está presente pero nada del otro mundo. Es una cinta de comedia básica sin nada destacable. Solo vaya a verla si busca pasar el rato. No tiene buenos efectos visuales y no hay una sola escena memorable. No hay un solo personaje destacable ni construido a profundidad, todos muy planos y básicos. Las actuaciones son para el olvido a pesar de tener unos protagonistas que en la cartelera parecían garantía de un trabajo al menos aceptable, aunque tienen momentos rescatables, especialmente por parte de Raba que es el más rescatable de todos.

El sitio Rotten Tomatoes le dio 6% en su tomatómetro. En Currambachannel démosle 1 ½  estrellas de 10.

Por admin