14 de noviembre es el Día Mundial de la Diabetes, enfermedad con la que viven 463 millones de personas en el mundo, cifra que no deja de aumentar año tras año y cuyo diagnóstico supone un cambio radical en el estilo de vida de la persona. Por el consumo de sustancias de toda índole en la alimentación y el sedentario que hoy vivimos, se prevé que hacia el año 2040 se pueda considerar como la séptima causa de muerte. 

La diabetes es una enfermedad crónica cuya principal característica es un aumento de los niveles de glucosa -azúcar- en sangre producido por deficiencia del páncreas para producir insulina o porque el cuerpo no la utiliza de forma correcta. 

Existen distintos tipos de diabetes -tipo 1, tipo 2 (80% y 90% de los casos diagnosticados y vinculado con la obesidad y el sedentarismo), gestacional, secundarias a tratamientos farmacológicos, entre otros. Se dice que la mitad de las personas que la sufren no lo saben, porque en las fases iniciales de la enfermedad no da síntomas». A algunas personas, antes de desarrollarla se les diagnostica prediabetes, donde los niveles de azúcar en sangre son más altos de lo normal, pero no para que se diagnostique diabetes; en la mayoría de los casos puede revertirse con un cambio en el estilo de vida. Ya siendo diagnosticado diabético si toca llevar además un tratamiento farmacológico.

Una alimentación saludable es fundamental para prevenir o retrasar la aparición de la diabetes si se pierde entre un 5-7% del peso inicial. Se recomienda siempre que la ingesta diaria sea equilibrada, por ejemplo, consumo de lácteos 2 a 3 veces al día. Preferiblemente deslactosados; frutas 2 a 3 al día, verduras, harinas según el peso la actividad física; grasas en lo posible más animales que vegetales pero con control, 100 gramos de carne magra y 150 gramos de pescado tanto blanco como azul. Se desaconseja el consumo de refrescos tales como zumos o néctares de fruta, batidos, gaseosas, etc.

El ejercicio es otro factor clave para tener un estilo de vida saludable, así sean solo 30 minutos de actividad física cinco días a la semana; si se tiene diabetes, debe planificarse con su médico el tipo de actividad física para evitar una hipoglucemia, es decir, una bajada excesiva de azúcar.

La diabetes más frecuente en niños es la diabetes tipo 1 o diabetes juvenil, que se presenta entre los 11 y 14 años, pero se están presentando cada vez más casos de diabetes tipo 2 en esas edades por obesidad y sobrepeso. Para este sector de la población las recomendaciones de estilo e vida son iguales, ejercicio y alimentación adecuada.

La diabetes tipo 2 es evitable pero no siempre por factores como la edad, genética, antecedentes de diabetes en el embarazo, intolerancia oral a la glucosa y otras causas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *