Vision Pro, el nuevo visor o gafas de realidad mixta y realidad virtual de Apple, ha generado una gran cantidad de imágenes distópicas después de su lanzamiento el viernes.

Las novedosas gafas las han probado y publicado YouTubers mientras salieron a cenar, usando los auriculares conduciendo un vehículo Tesla autónomo, tocando el aire hasta que el clip se corta para mostrarlo estacionado con las luces de la policía parpadeando en su ventana trasera; en el metro para ir al trabajo, lo que, nuevamente, haciendo toques en el aire causando admiración y extrañeza en otras personas; otro las usó subiendo unas escaleras mientras respondía mensajes de texto con los auriculares; el YouTuber Víctor Abarca incluso organizó una cena en la que los invitados brindaban mientras se miraban a través de streaming. En un clip, un usuario se sienta en la sala de su casa, rodeado por siete pantallas virtuales que muestran deportes y redes sociales, antes de tomar un sándwich, rodeado de videos de TikTok.

Si bien algunos elogiaron Vision Pro como pieza de tecnología sorprendente, muchos otros señalan que puede darse un posible futuro en el que la gente camine sin mirar el mundo real con sus ojos reales, sino con un vídeo, algo que puede cambiar la realidad y el estilo de vida volverlo más distanciante para la gente. Sin embargo, la apuesta es porque ese futuro distópico casi de ciencia ficción suceda más pronto que lo que se puede imaginar. El Apple Vision Pro es una pieza de ingeniería muy impresionante, pero aún así es torpe, enormemente antisocial y, francamente, un objetivo propicio para los amigos de lo ajeno. El alto precio también puede ser un diferencial pues cuesta US$3,499 con el paquete de batería opcional que le permite usarlo sin estar atado por tan solo US$199 adicionales. Esto no es un producto para la gran mayoría pero tal vez solo sea el primer paso hacia la desaparición de otros dispositivos a largo plazo, como televisores, computadoras personales o laptops, incluso los celulares.

Falta mucho aún para eso, pero los celulares también fueron una utopía.

Por admin